Materia y Energía

Puede que el título asuste a personas que perciben la física o la química como materias para expertos, y que aunque tengan alguna idea, perciben de forma lejana las realidades subyacentes de la naturaleza.

Mi intención es subrayar aspectos esenciales que nada tienen de extraordinario, y que al estar presentes en nuestra existencia y formar parte de ella, creo importante poner encima de la mesa.

Sobre todo, considero que para empezar a entender la gran complejidad de la naturaleza de la realidad, lo humano y lo social, es necesario empezar por lo más fundamental, básico y “simple”.

Por tanto, puedo pasar a definir grosso modo qué es materia y energía.

Materia se entendía como la substancia de objetos que ocupan un espacio y tienen masa. Después de buscar qué forma cualquier objeto, se ha descubierto que están compuestos de átomos, con un núcleo (protones y neutrones) y electrones “orbitando” a su alrededor.

Posteriormente se descubrió que dentro de neutrones y protones existían otras partículas llamadas quarks. Actualmente se piensa que forman la “última” composición estructurada de la materia.

Pero en este punto es donde se pone interesante, ya que se ha comprobado como todas las partículas de la naturaleza tienen una realidad de onda-partícula.

Como ejemplo, podemos observar un fotón, que producido en el sol por las reacciones nucleares, viaja como una onda (en la mayoría de las veces sin oposición) y cuando “golpea” la hoja de un geranio interactúa como partícula, transfiriendo parte de energía en la fotosíntesis.

Siendo por tanto energía la cual toma determinada forma dependiendo de las circunstancias.

Energía puede ser “concentrada” en partículas (aunque hemos comentado de su doble naturaleza) o en interrelación de estas.

Se entiende que por la diferencia en sus propiedades la relación se establece por medio de cuatro fuerzas, electromagnética, gravitacional, nuclear fuerte y nuclear débil, existiendo indicios (probado en el caso de la fuerza electrodébil) que provienen de una misma fuente.

La energía “subyace” de la estructura expansiva de nuestro universo, pudiendo observarse en la llamada energía del vacío o energía cero.

Existen leyes, normas o patrones los cuales sustentan nuestra realidad y gracias a los cuales somos capaces de conocer la naturaleza misma del universo.

Estos probablemente desde el inicio de nuestro universo han sido muy levemente alterados (datos provenientes del estudio de la radiación microondas del big bang muestran que al principio fueron ínfimamente distintos).

La estructura de la realidad espacio-temporal depende de la densidad de materia-energía que se encuentre en cualquier punto en un universo en expansión.

La realidad cuántica (comportamiento onda-partícula) de dicha estructura determina el funcionamiento de la naturaleza.

Nosotros únicamente percibimos la “macro realidad”, ni siquiera el desarrollo de bacterias, virus, células o incluso gusanos, pequeños insectos u otros animales.

Para que nuestra existencia sea posible, toda esta hipercomplejidad tiene que existir y fundamentar cada paso, de quarks, neutrones, protones, electrones, átomos, moléculas, virus, bacterias, células, protozoos y animales (sin neuronas, con una o varias, con miles, millones, y un neo córtex menos y más desarrollado).

Cierto es que el conocimiento de muchas realidades no es necesario o en ocasiones adecuado ni responsable en el proceso vital y natural de las comunidades humanas.

El saber convivencial, espiritual, existencial, natural, manual, artístico, tradicional puede o no estar complementado por el científico o físico-matemático, ya que no es necesario para el desarrollo social e individual.

Ahora bien, existiendo dicho conocimiento es absurdo negar su existencia como tal o su importancia.

Todo aquel que espere entender mínimamente aspectos de la realidad, debe aprovechar y servirse de todas las herramientas cognitivas a su alcance.

El desconocimiento de una realidad no suaviza las consecuencias ni disminuye la responsabilidad del desarrollo y procesos de esta.

El conocimiento aumenta la libertad y está a su vez la responsabilidad y deberes éticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s