DEMOCRACIA

Con seguridad el origen del término democracia fue utilizado como gobierno del demos, demiurgos (artesanos), geomoros (campesinos) y eúpatridas (nobles), excluyendo a los metecos (extranjeros), esclavos y mujeres.

Posteriormente, la utilización del vocablo demos se entiende como pueblo, siendo por conveniencia y aceptación social lo que el sentido común mas o menos podríamos mayoritariamente asumir como tal.

Además, considero que se puede definir de la siguiente manera: pueblo es el conjunto de personas, con o sin organización o consciencia de ello, que no se incluyen dentro de instituciones, estamentos y clases, pudiendo, si fuera posible o deseable, formar una clase por sí.

Por tanto, democracia es el gobierno de las personas de una comunidad que no se encuadran dentro de organizaciones de poder y jerárquicas, donde de igual a igual se relacionan y toman decisiones de una manera no coercitiva con respecto a los asuntos fundamentales de sus vidas colectivas.

Ahora bien, como ya comenté en mi anterior artículo, en la sociedad actual la construcción de nuestra realidad es controlada y dirigida por organizaciones cuyos intereses son opuestos a las ideas de verdad, libertad y horizontalidad; este hecho es el principal obstáculo para desarrollar una sociedad democrática, negando el actual sistema u otras opciones reformistas que no tengan en cuenta este hecho.

Esto les lleva a usar los conceptos, ideas y emociones a su conveniencia, manipulando términos a su antojo. Distorsionan la realidad con palabras como verdad científica, oficial, divina, posible, libertad constitucional, plausible, de voto, de prensa, de cátedra, religiosa, democracia representativa, constitucional, parlamentaria, monárquica, líquida …

Sería interesante que para asuntos humanos y naturales centremos nuestro análisis y comprensión entre un determinismo absoluto (ridiculizado por la naturaleza cuántica de nuestro universo) y el relativismo infinito (absurdo cuando observamos que aún dentro de la hipercomplejidad, existen patrones y regularidades que conforman nuestra realidad), siendo capaces de establecer, con no poca incertidumbre, acuerdos sociales, no sólo en el lenguaje, en aras de una comprensión y entendimiento individual y colectivo.

Por tanto, urge la necesidad de buscar y restablecer la verdad “tradicional” de las palabras e ideas que han sido usurpadas con intereses espurios.

La democracia ha estado íntimamente ligada a la asamblea (quizá del latín assimilare o el francés assesemblée) que se constituye en la península ibérica del término griego ekklesía, que significa esto mismo. Fructifica primero en las primeras organizaciones cristianas y después proveniente de los que huían principalmente de Argelia pertenecientes al movimiento cristiano donatista en los siglos V, VI y VII.

En esta forma de auto gobierno o democracia el individuo se hace cargo de:

– Aspecto normativo o legislativo

– Mantenimiento de la organización y desarrollo de su realización o ejecutivo

– Resolución de conflictos y  determinación de compensación o judicial

– Previsión, organización y desarrollo de los bienes y el trabajo o económico-productivo

– Cuidado y defensa de las personas, bienes, libertad y soberanía de la comunidad o fáctico

– Cultural, espiritual, convencional y afectivo o educativo

– Modo de vida, diversidad natural y valores o sanitario

– Cuidado, aprovechamiento y mantenimiento de los bienes comunes

– Respetando la libertad de conciencia-verdad, y por tanto las demás

La asamblea omnisoberana  es la única forma posible de democracia, existiendo infinitas vías de realizarse. En la historia podemos encontrar millares de ejemplos, de los cuales deberíamos extraer las virtudes y cualidades que consideremos provechosas, como en Atenas, pueblos prerromanos, cristianos primitivos, …

Aunque pienso que es prioritario buscar los antecedentes cercanos en el tiempo, si es posible, y sobre todo en nuestra región o cultura. En cuanto a la Península Ibérica, puede considerarse hasta la fecha como el territorio donde con más fuerza, duración y diversidad el hecho asambleario ha sido puesto en práctica.

Por citar algunos, existieron concejos, concellos, consells, auzolans, … Estos son simplemente términos que se utilizaban en diferentes regiones de la península para referirse a una forma de gobierno auto gestionado, que con estructuras comarcales, se caracterizaban por su independencia y diversidad.

La gran lección del pasado es que la necesidad de un sujeto holísticamente construido es imprescindible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s